SONETOS
A personajes

A personajes
A Cristo

Otros sonetos

A D. José Regojo
Al Magistral
La figura del sábado
Despedida
A un historiador
A W. Ciuró
A la capa
El Viti
A una princesa enamorada

A D. José Regojo

Galicia le brindó noble solar
para adornar mejor su nacimiento,
mas Castilla le presta el pensamiento
enseñándole un mundo a conquistar.

Y ya conquistador, brillante estela
Capitán de la Industria lo proclama,
y pueden dar testimonio de su fama
Fermoselle, Zamora y Redondela.

Y ampliando la misión conquistadora
se lanza a la conquista del amigo,
con su franca amistad acogedora,

y amigo de Regojo en esta hora
no hay quien deje de serlo en este Vigo
ni quien deje de serlo allí en Zamora.


Al Magistral

A D. Francisco Romero López

Aunque nace en El Barco es salmantino
siempre del Tormes en la misma orilla;
verso y sotana para andar Castilla
le da patria y honor Vitigudino.

Del Cielo y de la Tierra, en su equipaje versos,
leyendas, cuentos y sermones,
a Zamora la ensalza en bendiciones
con su pluma rindiéndole homenaje.

Maestro en la enseñanza y el saber,
maestro en el arte de escribir,
maestro en el hablar y en el decir
maestro de maestros llegó a ser;

por eso es Arcipreste en Cateral
pero el pueblo le llama: "El Magistral"




La figura del sábado

A D. Francisco Romero

La figura del sábado triunfa
en desfile, semana tras semana,
en versos perfiló la traza humana
del hombre que luchó por su historial.

Mas este año a tan buen documental
faltaba una figura zamorana;
la figura era envuelta en la sotana
de un noble vate insigne: el Magistral.

Sacerdote, poeta y caballero,
es la triple razón merecedora;
pues a esto dedicado por entero,

su palabra brilló deslumbradora,
plasmando el pensamiento verdadero,
al servicio de Dios y de Zamora.

Despedida

En la marcha a Madrid del farmacéutico de Tábara

Camino de Madrid, Manolo y Charo
de estos buenos amigos ya se alejan
y llenos de pesar aquí nos dejan,
sin Folguera y julepe, en desamparo.

Y aunque mucho su marcha lamentamos
de Tábara a Madrid, porque mejora
y tiene una farmacia redentora,
de su buen porvenir nos alegramos.

¡Que le vamos a hacer! Son los vaivenes
conque siempre se marcha en esta vida,
de venir y marchar los parabienes,

de vivir en eterna despedida,
con julepe o sin el, los mil belenes
gozando una amistad que no se olvida.

A un historiador

A Enrique Fernandez-Prieto Dominguez Pescador de romances para la Historia.

Buceador de la historia infatigable
su fuente la encontró en el Romancero
pues siendo zamorano es lo primero

donde se ha de buscar como historiable.

Y pescando romances en el río
de poemas históricos revuelto
fundó en un libro lo que andaba suelto
salvándolos así del extravío.

Es un tributo al pueblo zamorano
de un enamorado de su historia
que deja en esto su perfil humano,

de dar al mundo el testimonio vivo
sacando a relucir toda la gloria
que estaba escondida en el archivo.

A un sacerdote que hacía juegos de manos

Prestidigitador de alma sencilla
en sus ágiles dedos la destreza,
la magia, la ilusión y la belleza
buscando la inocente maravilla.

Y en su vida normal y cotidiana
sacerdote ejemplar, siempre al servicio
de cuanto exige amor y sacrificio
al que ha de predicar con la sotana.

Y Dios quiso también al prestimano
y en ágiles dedos se levanta
en la forma sublime de Hostia Santa,

el camino divino que en lo humano,
mueve a hacer realidad la fantasía
de un milagro y verdad: La Eucaristía.

A la capa

Dedicado a mi amigo D. Alipio Perez Tabernero, Presidente de la Peña Salmantina, por caballero y por tradición hombre de capa.

Negra, parda o azul era lo mismo
para esculpir su paño la elegancia,
pues la capa llevaba su importancia
en la gracia especial de su tipismo.

Llevarla un elegante era esnobismo,
llevarla un militar daba arrogancia,
llevarla un caballero era jactancia,
llevarla un español fue patriotismo.

Sin embargo en espiral la hizo caricia
para ser el amor del caballero
y en el manto real se hizo justicia,

mas el trono dejó por lo castizo
y con ella el que quiso fue chispero
o padrino de rumbo en un bautizo.

Al Viti

El toro se ha prendido en su muleta
resoplante, su espuma salpicando
el diestro en espiral lo va guiando
hábil dominador, figura quieta.

Humilde su testuz el toro humilla,
y el pase gira, largo, bajo y lento
y del diestro a los pies llega el aliento
de la res, al besar la zapatilla

Silencio abrumador en los tendidos
y un nudo de congoja en la garganta
y cada pase con que el diestro aguanta

aumenta el corazón en sus latidos.
¿Quién torea así, tan colosal?
Es El Viti toreando al natural.

A una Princesa enamorada

A la Princesa Margarita de Inglaterra, cuando anunció que no se casaba. ( De "Tres minutos ante el micrófono).

Margarita del mundo te deshoja..
-si... no.. Frívola y torpe muchedumbre
sólo porque Princesa de alta cumbre
el mirar hacia abajo no os enoja.

Para mí, gran Princesa, es paradoja
que el mundo a ver no llegue en tal costumbre
que la curiosidad es pesadumbre
con que el alma enamorada se acongoja.

Si romántico amor de azul poema
quiso el hado escribir en noble escudo
el regalo mejor, es la diadema

de ser ante el amor un pueblo mudo,
porque ante él gran dama no hay razones
solo deben hablar los corazones.